11 may. 2012

¿Quién dice que la Iglesia no se mueve? Aquí va esto...


·         CATHOLIC ON PROJECT
A contracorriente
05 MAY 2012 | PABLO HERNÁNDEZ BREIJO
Un grupo de jóvenes quiere llevar el mensaje de Jesucristo a lugares donde la sociedad no habla de Él. Medios de comunicación, arte, música, redes sociales o camisetas con mensajes cristianos.
·         
      En centenares de ocasiones se escucha eso de “Yo creo en Dios pero no creo en la Iglesia”. Una frase fácil que acomoda la conciencia de quien se dice católico, pero quiere vivir la fe a su manera. También existen los católicos que van el domingo a misa porque lo consideran un acto social. Llegan, se sientan en el banco como si estuviesen en la sala de estar de su casa, saludan a unos y a otros, escuchan lo que dice el cura, cantan las canciones que entona el coro y, antes del “podéis ir en paz”, ya están de camino hacia el bar de enfrente.
Pese a estas tibiezas dentro de la Iglesia, existen personas que son católicas al cien por cien, sin medias tintas. Y no se trata de izar la bandera de aquella reserva espiritual de Occidente de la que se hablaba en los años cuarenta del pasado siglo, sino de vivir de forma normal aquello que se ama.
Hace unos días, en la audiencia general que cada miércoles celebra en el Vaticano, Benedicto XVI volvió a hablar sobre la importancia de la oración en la vida del cristiano. Dijo que “la actividad pastoral en la Iglesia comienza y termina siempre con la plegaria. Sin ello, se corre el riesgo de olvidar el alma profunda de nuestras ocupaciones para convertirlas en mero activismo”.

Catholic on Project

Hace días se presentó Catholic on Project. Una iniciativa que a simple vista parecería una campaña de marketing o, como dice el Papa, un mero activismo. Lo que tiene de diferente es que el centro, principio y fin de este proyecto es la oración ante el Santísimo. Es una idea que nace en laparroquia Santos Juan y Pablo de San Fernando de Henares (Madrid). Aquí no hay activismo que valga, su objetivo es “hacer llegar el mensaje cristiano a la sociedad. El mundo de hoy está vacío de Dios porque los hombres han decidido echarle de sus vidas”, explica Ignacio Antón, un joven abogado que quiere devolver a Dios al lugar que se merece.
Junto a Ignacio hay una decena de jóvenes que entre apuntes universitarios y jornadas laborales sacan tiempo para evangelizar. Entre ellos está Lourdes, quien, junto a los demás miembros de Catholic on Project, fue voluntaria durante la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid. Allí “comenzó a nacer en mí una gran inquietud. El deseo de anunciar el Evangelio, pero de un modo distinto, revolucionario, novedoso y sorprendente”, explica Lourdes. Evangelizar nunca ha sido una tarea fácil, pero un cristiano no tiene excusa. Cuando Jesucristo instituyó la Iglesia, solamente contaba con once personas. Les dijo “id al mundo entero y proclamad el Evangelio”.

Nada de ‘frikis’

Catholic on Project ya ha comenzado a trabajar. Han realizado una primera tirada de camisetas con mensajes católicos porque “es como llevar un cartel de propaganda, es mostrar al mundo esa Palabra que se niega a escuchar”, afirma Ignacio. Todo el diseño de las camisetas lo hacen ellos. En concreto, Natalia Galán, una licenciada en Físicas que no ve que haya conflicto alguno entre ciencia y fe, y que explica que “nos vestimos con una ropa, escuchamos música, leemos el periódico, escuchamos la radio, nos formamos, vemos la televisión… ¿y si todo ello estuviese impregnado de Dios?”.
Un día, Sara Fernández fue a la universidad con una camiseta que decía “¿Y si pone la mirada en ti?”. Al ver la camiseta, “un chico me preguntó que quién tenía que poner la mirada en él. La respuesta fue ‘Dios’. Con este medio tan simple conseguí empezar a hablar de Cristo”.
Además del diseño de las camisetas que se pueden comprar a través de la web www.catholiconproject.com, también hay espacio para la música. Tienen la idea de promocionar y apoyar a grupos católicos. De este aspecto se encarga Daniel Gómez, un joven ingeniero de telecomunicaciones que desde hace años quería formar parte de un proyecto como este. Explica que “necesitamos llevar esa alegría que solo da Dios a todos aquellos que no la tienen porque no le conocen”. Y es que la música es uno de los mejores medios para llevar el mensaje del Evangelio.
La sociedad ha puesto a los católicos una serie de etiquetas negativas y estereotipos muy arraigados. Estos jóvenes quieren que los demás “vean que ser católico no es ser un friki. No todo el mundo ha tenido la gracia de encontrarse con Cristo y nosotros debemos ser católicos activos. Hay que poner de moda la marca de Cristo”, afirma María Fra, una estudiante de Matemáticas que, entre las ecuaciones, teoremas y raíces cuadradas de sus apuntes, saca tiempo para dedicarse a este proyecto de evangelización.
Este grupo de jóvenes pertenece a la diócesis de Alcalá de Henares. Apoyaron a su obispo, Juan Antonio Reig Pla, cuando fue atacado en la prensa y en internet hace unas semanas. Van a contracorriente, no se dejan llevar por lo que puedan opinar los demás. Y es que ¿de qué les sirve ganar el mundo entero si pierden su alma?

Estación Juan Pablo II

Hace unos años, estos mismos jóvenes quisieron llamar “Juan Pablo II” a la parada de metro más cercana a su parroquia, en San Fernando de Henares. Para ello recogieron miles de firmas y tuvieron una importante repercusión mediática. Al final, por presiones políticas, no consiguieron su objetivo. Pero “aunque finalmente no llevase ese nombre, aprendí que merece la pena luchar por tu fe. Es asombroso ver cómo eres rechazado en la sociedad por el hecho de querer poner el nombre de un papa a un lugar público”, explica Ignacio Antón.

TAIZÉ . Julio 2018

Este verano tenemos una propuesta para ti. Desde la delegación de juventud queremos invitarte a pasar 10 días juntos. Una experiencia inol...